Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Luis Montero V.’ Category

Por Luis Montero V.

Chile junto con ser nuestro, es un hermoso país. Los parajes de Chile peninsular e insular son tan incomparables como maravillosos. Nuestra historia patria, folclor, cocina, entre otros aspectos que conforman nuestra nacionalidad, constituyen una verdadera e inagotable fuente de inspiración para poetas o cantores populares. Mas, también tenemos una peculiaridad que nos distingue, algo complicado que no nos permite crecer; unos dirán “chaqueteros”; otros, “jodidos”, “envidiosos”. Pero como se llame, tampoco hacemos nada por superarlo.

En efecto, suceden hechos que calan el alma nacional y nosotros impávidos. Nadie dice ni reclama nada. Es como si las cosas sucedieran en Marte o Júpiter. Para muestra, tres “botoncitos”:

Murió en la cárcel Paul Schäefer. Y, ¿qué tiene de particular dirá usted?. Bueno, allí está la cuestión. Resuena aún la parafernalia hecha a propósito de su captura en Argentina y posterior encarcelamiento en Chile? ¿Se acuerda todo lo que se dijo?: “En este país (o sea, el nuestro) las instituciones funcionan”, “nadie está por sobre la justicia”, “la justicia tarda pero llega”, “somos un país serio”. Palabras, sólo palabras. Definitivamente, en este caso, las instituciones no funcionaron. En primer término, Schäefer fue encontrado en Argentina por un equipo periodístico de Canal 13 y no por la policía chilena; segundo, pese a todo lo que se habló, aquél sólo tuvo dos sentencias de término cuyo monto fueron mínimas y que, de no haberse llamado Paul Schäefer, con seguridad, las habría cumplido con el régimen de libertad vigilada. ¿Y los procesos pendientes? ¿Qué pasa con las eventuales víctimas cuyos procesos no alcanzaron a ser fallados? Bien gracias. ¿Sabremos algún día la verdad acerca de lo que pasó y cómo llegó él a donde llegó? No, nunca. Desde esta tribuna se lo adelantamos enfáticamente. En Chile, mal que nos pese, la justicia es omnipotente. “Muerta la perra, se acaba la leva”. Terminado.

En mi Quillota natal, hace ya muchos años atrás, mi abuelo con su proverbial sabiduría, me decía: “fíjese niño en los políticos de hoy, porque usted tendrá que votar por los hijos de éstos mañana”. ¡Cuánta razón tenía! Nuestra fronda política no se renueva: son los mismos apellidos repetidos a través del tiempo: Frei; Allende, Alessandri, Coloma, Zaldívar, Latorre, etcétera. Fueron sus padres, hoy sus hijos y mañana, sus nietos, quienes gobiernan. No cabe nadie más. Algunos dirán, son personas de auténtica y genuina vocación por el servicio público; quizá sea así, y si no…

Bueno, y qué dice de aquellas familias que ocupan transversalmente el espectro político nacional: los Piñera, los Coloma, los Latorre, los Walker, los Chadwicks y otros. Lo feo e impresentable, no está en el hecho que aquellos tengan posturas políticas divergentes, sino en que éstos alcanzan puestos de relevancia en veredas distintas. Dicho de otro modo, tales familias están siempre “capicúa”. Alguien de los suyos, estará sí o sí en las esferas del poder. Sólo un ejemplo; mientras don Juan Antonio Coloma, oficia de presidente de la UDI, su hermano Pablo, del PPD, era el Director del FOSIS desde el gobierno de la doctora Bachelet. Inteligente ¿no? No hay nada de irregular o ilegal, pero… “La mujer del César no sólo debe ser honesta, sino que además parecerlo”. Entonces, si usted cree que algún día, uno de sus retoños podría ser un político nacional de fuste; vaya paulatinamente desechando tal idea, pues por los siguientes veinticinco años, no hay espacio para nadie más, a no ser, claro está, que convenga a estas familias el ingreso de alguien que ayude a sus “altos, desinteresados y altruistas” propósitos.

Hace un tiempo atrás, nuestra Iglesia Católica anunció la iniciativa de pedir al gobierno indultos con motivo del Bicentenario. Transversalmente, el mundo político, con reservas, no se opuso, pues el prurito de dar beneficios a los presos políticos militares siempre está presente. Hoy, como la misma Iglesia, por las razones dolorosamente conocidas está un tanto alicaída, la idea de los indultos ha perdido fuerza. ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? Vaya usted a saber. Pero lo que subyace, es que en nuestro Chile querido, no se valora la calidad de las ideas, sino la de quien las presenta. Si aquél se desgracia, caen estrepitosamente las ideas. Curioso.

Y todas estas cosas suceden a diario. Nadie dice nada, porque mientras no le afecte su metro cuadrado, a nadie le importa nada. Así es como la nepótica fronda política chilena ha ganado sus espacios en la historia nacional.

Mientras tanto, acordándome de las proféticas palabras de mi abuelo en Quillota, les digo a mis nietos, que más vale estudiar para llegar a ser buenos profesionales o técnicos, sin inmiscuirse en la política, pues por apellidos nunca llegarán allí a ninguna parte y sepan, además, darle importancia a la calidad de la carta y no a la del cartero.

Anuncios

Read Full Post »

El flamante diputado por la gracia, no de Dios, sino por la Democracia Cristiana que pactó con el Partido Comunista, lo que permitió que fuera elegido como tal el Sr. Hugo Gutiérrez, se ha permitido dar a los chilenos, en una columna del diario La Tercera del 14 de Abril del presente año, una lección de moral y política, no obstante su obsecuencia con la doctrina y la práctica comunista.

Manifiesta este defensor del marxismo leninismo, que el recientemente nombrado Director de Gendarmería, General de Carabineros (R) Sr. Iván Andrusco, no califica para tal designación, por haber pertenecido al servicio de inteligencia de la policía uniformada chilena, lo que lo hace “carecer de idoneidad moral para ser la más alta autoridad de una repartición pública”,  no obstante que no ha sido enjuiciado jamás y menos aún, condenado por motivo alguno.

El Sr. Gutiérrez, poseedor de esa “maravillosa” cualidad comunista, de dejar de lado el nefasto pasado de sus camaradas nacionales y extranjeros, pretende darnos una lección de moral, a quienes, seguramente, estima ignorantes absolutos de la sangrienta historia de su partido, tanto en Chile como en el mundo, pretendiendo erigirse en el líder defensor de los derechos humanos a nivel mundial.

Sr. Gutiérrez, gente que pensaba como usted, asesinó a cien millones de personas entre 1917, inicio de la Revolución Rusa y 1991, fin de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. En estos cien millones de víctimas, no se cuentan otras decenas de millones que eliminó el chino comunista Mao Tse Tung y sus continuadores en el continente asiático.

El 13 de Abril pasado, un día antes de la publicación de su artículo de prensa, se conmemoró el septuagésimo aniversario de la masacre de Katyn, cuando Stalin hizo asesinar a 20.000 oficiales del ejército polaco, que se encontraban prisioneros de los soviéticos, en los comienzos de la Segunda Guerra Mundial. ¿Se olvidó también de los diez millones de campesinos rusos asesinados por Stalin, los Kulaks (pequeños propietarios agrícolas) para lograr la colectivización de la tierra? ¿Se olvidó Sr. Gutiérrez del archipiélago de Gulag, en Siberia, donde el mismo tirano, Stalin, asesinó a otros diez millones? ¿Ha leído alguna vez, los textos en que se habla en detalle sobre estas masacres, del autor ruso que los conoció en persona, Alexander Solzhenitsyn? ¿Qué opinión tiene de la Tcheka, NKVD, GPU y KGB, los servicios de seguridad comunistas, con sede en la Avenida Lubianka de Moscú? ¿Y de las tiranías y tiranos asesinos en los países en que el estúpido Roosvelt le entregó en bandeja en la Conferencia de Yalta y de Potsdam, al término de la citada guerra, donde murieron millones de inocentes para instaurar los gobiernos títeres de Moscú bajo la bandera roja? ¿Y de las represiones sangrientas y monstruosas en los intentos de rebeldía contra el comunismo en Alemania Oriental el 17 de Junio de 1953; en Poznan, Polonia, en Junio de 1956; en Budapest, Hungría, en 1956; en Praga, Checoslovaquia, en 1967? ¿Y la invasión de Afganistán en 1979? ¿Y los soldados chilenos caídos en el intento comunista de magnicidio, en la Cuesta Achupallas, en el Cajón del Maipo en 1986? ¿Y las decenas de uniformados y civiles inocentes, asesinados por el brazo armado del PC, el FMR, durante el gobierno militar?

Usted, Sr. Gutiérrez, que pretende ser el portaestandarte de la bandera de los DD.HH., escriba también columnas sobre las interrogantes precedentes, señalándonos si las innumerables víctimas de esos hechos, tenían o no, derechos humanos.

Con lo anterior, por ahora, es suficiente. No recurriremos a extender la roja e inconmensurable mancha de sangre que los comunistas han hecho derramar a sus enemigos en el Asia, tales como Corea del Norte, Camboya, China comunista, Indonesia, Vietnam, Myanmar (ex Birmania) y en África, y en América: en Cuba, en Nicaragua, en El Salvador, en Argentina, en Uruguay, en Brasil y en Chile.

Resumiendo, son cien millones las víctimas mortales del comunismo, del que usted, Sr. Gutiérrez es uno de sus más caracterizados representantes en Chile.

¿Y todavía se atreve a declararse defensor de DD.HH.? Usted es sólo un defensor de los rojos inhumanos. Defiende lo indefendible. La historia nacional y universal, así lo demuestra. Usted pertenece a un partido, cuya doctrina -no lo olvide nunca usted señor lector-, fue declarada por el Papa Pío XI como “intrínsecamente perversa”. Sus argumentos, Sr. Gutiérrez, y su base dogmática, son absurdos y repulsivos.

Finalmente, Sr. Gutiérrez queremos recordarle que usted es dirigente de cúpula del PC, partido del que su colega, diputado Guillermo Teillier, nombre de combate “Sebastián” o “El Príncipe”, era nada menos que el Encargado Militar en la operación de ingreso a Chile de 90 toneladas de armas y explosivos, con las que se quiso equipar a 20.000 hombres para derrocar al gobierno y convertir a nuestro país en una Nicaragua. Las miles de muertes que se habrían producido inevitablemente, se impidieron, precisamente, por la acción preventiva de los organismos de seguridad que usted denuesta. Es insólito que con estos antecedentes, tenga la desfachatez de aceptar la presidencia de la Comisión de DD.HH. de nuestra Honorable Cámara de Diputados. Usted Sr. Gutiérrez, es quien efectivamente está moralmente inhibido para ejercer el cargo que ostenta y hay que ser muy cara dura, para levantar una voz acusadora en un tema en que se encuentra totalmente vulnerable.

¡Es usted quien debe renunciar y no un distinguido General de la República!

Read Full Post »

Por Luis Montero V.

http://www.despiertachile.cl

Desde esta misma tribuna, quizá majaderamente, he contado sobre mi feliz infancia vivida en mi Quillota natal. Allá jugábamos a la pelota y elevábamos volantines en plena calle sin haber sido nunca atropellados; dejábamos la bicicleta en la puerta de la casa y no nos la robaban; íbamos de paseo al cerro “Mayaca” y no éramos asaltados ni menos violados; circulábamos en los vehículos sin cinturón de seguridad y nada nos pasaba; tomábamos leche –tal vez “vacunada”- que vendía “Carlitos” en su triciclo y no nos enfermábamos del estómago; el Liceo de Hombres “Santiago Escutti Orrego” impartía clases de verdad en doble jornada y ningún niño se estresaba (bueno, tampoco existía esa mala palabra). Y para alimentar nuestra pródiga imaginación, aunque no me crean los niños de hoy, ¡LEÍAMOS! a Julio Verne, Emilio Salgari, Jorge Inostroza, Alberto Blest Gana, Manuel Rojas, entre otros. (más…)

Read Full Post »

VIERA GALLO: GRAVES DESACIERTOS.

Por Luis Montero V.
http://www.despiertachile.cl

Buena cosa es ser un “viejo jubilado”. Permite pensar, cavilar, sobre los hechos del día a día. Quizá no de la manera que recuerdo haber visto, en mi Quillota natal, a los jubilados de antaño. Se reunían en la linda plaza de la ciudad, conversaban y discutían de terno y sombrero, compraban el “Diario Ilustrado”; hacia el fin de la mañana, se iban a tomar una “cosita” a la Sociedad Protectora Hijos de Tarapacá, o al Club Radical, o al “Liguano”. Después, cada uno tomaba una “victoria” (coche tirado por caballos) y se dirigía a su casa a almorzar. Claro, en el alocado ir y venir de Santiago, aquella forma de llevar la vida de jubilado, es ilusoria.
(más…)

Read Full Post »

¡La Concertación, de tumbo en tumbo!

Por Luis Montero V.
http://www.despiertachile.cl

Si hay algo que me alegra de haber nacido humano, es la consiguiente capacidad de cambiar de opinión. Ojalá, lo hiciese todos los días; el problema sería para quienes me rodean: nunca sabrían cómo tomarme. Por ello, quizá, fui muy  feliz cuando comenzaron a caer las ideologías agobiantes de la segunda mitad de los años cincuenta, todos los sesenta y mitad de los setenta. El desplome, comenzó con la irrupción de los regímenes militares en Latinoamérica, Brasil concretamente; y, su culminación: la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. (más…)

Read Full Post »

Por Luis Montero V.
http://www.despiertachile.cl

Confieso -sin pudor- a nuestros estimados lectoras y lectores, haber quedado en estado catatónico, el domingo 25 de enero de este año, luego de leer en el matutino “El Mercurio”, cuerpo D, páginas 4 y siguientes, acerca del reportaje titulado “La vida de los chilenos en las fichas secretas de la Stasi” y “Pasajes desconocidos de la Presidenta Bachelet en Potsdam”, suscrito por la periodista Andrea Sierra, desde Berlín, Alemania. (más…)

Read Full Post »

EL RELATIVISMO: “EL DEMONIO MODERNO”

Por Luis Montero V.
http://www.despiertachile.cl

Es un hecho de la causa, como dicen los abogados: cumplidos y traspasados largamente los sesenta años, después de cada examen médico, más de alguna falla sale a la luz; entonces me dije, si tengo “pifias” en mi salud física, ¿por qué no la mental? Pedí hora a un siquiatra, quien me derivó a un sicólogo. Trabajarán “a medias”, me pregunto yo, después de pagar ambas consultas. Este último profesional me hizo llenar el Formulario 16 PF, Forma C, el cual, en su pregunta 10, decía: (más…)

Read Full Post »

Older Posts »