Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 marzo 2010

CHILE Y EL OTRO… TERREMOTO

Terremoto, maremoto… y otro peor: el tsunami social: la oleada de saqueos masivos, de los asaltos a mano armada, de vandalismo destructivo, gratuito, con que una gran parte de la población, en otra hora “respetable”, ha reaccionado dejando al resto de los chilenos, y al mundo entero, boquiabiertos. ¿No era este país un ejemplo de democracia? ¿No era un país modelo listo para entrar en el Primer Mundo?

Las informaciones internacionales tratan de silenciar, minimizar o desviar la atención sobre la ineficiencia casi absoluta con que el gobierno de Bachelet afrontó el terremoto e ignoró el maremoto. Los chilenos ahora ya van sabiendo la cruda verdad de una Concertación “desconcertada”.

El fallo principal que debió ser evitado fue desestimar un posible maremoto. El Almirante Edmundo González, caballerosamente, excusa a la Presidenta y dice que “hubo titubeo por parte nuestra” aunque la verdad es mas compleja. El terremoto fue a las 03:34 horas del sábado 27.  El SHOA (Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada) dio aviso a la ONEMI  (Oficina Nacional de Emergencia Interna) de la alarma  de tsunami (maremoto) a las  03:55.Tal aviso volvió a ser enviado por el SHOA a la ONEMI a las 04:07 horas.

La ONEMI no hizo nada.

Personas que se encontraban en las localidades afectadas por el tsunami, que pudieron ponerse a salvo, testimonian que el oleaje arrasador ya comenzó a las 03:50 y 04:30 horas (Bahía de Concepción) y, algo antes de las 05:00 horas en Bahía Cumberland (isla Robinson Crusoe, archipiélago de Juan Fernández). Curiosamente nadie a nivel oficial o de medios periodísticos informaron de ello.

Hubo sitios, autoridades locales y personas que, sin esperar ordenes de mayor nivel, hicieron lo adecuado: correr hacia las alturas y así se salvaron.

Después… triste bochorno: Bachelet diciendo por televisión a las seis de la mañana que no había tsunami… ¡y el maremoto ya había ocurrido horas antes!

Pero lo peor, por eso escribo “el otro terremoto”, es lo del vandalismo. Yo viví en Chile desde 1957 hasta tres meses después del golpe de las Fuerzas Armadas (11/9/1973). Viví varios terremotos y supe de otros anteriores a mi estadía. Nunca hubo pillaje. Los gobiernos respectivos inmediatamente ponían la zona en manos del ejército y las ordenes, claras y duras se obedecían. ¿Por qué no ahora? Es el amargo fruto social generado por los 20 años de gobierno de la Concertación (socialistas y demócratas-cristianos). Bien lo analiza un artículo del diario chileno La Tercera (*) escrito –para los suspicaces- por un periodista de izquierda y del que extraigo algunos párrafos:

El terremoto del sábado ha sido un evento devastador, pero también revelador. Ha sacado a la luz debilidades acumuladas a lo largo de años en el completo edificio de nuestra sociedad, frutos venenosos de políticas -públicas y privadas-  y de procesos sociales cuyas semillas se sembraron a partir de 1973, se abonaron en los años sucesivos y se regaron generosamente desde 1990.”

Señala este periodista como esos saqueos no han sido solo de delincuentes y maleantes sino “algo aun peor: protagonistas han sido también y en número abrumador, gente común y corriente, la clase de personas con las cuales usted puede toparse en su oficina o en el bus”. Señala con acierto que eso revela una sociedad enferma, una corrosión del sentido de autoridad y una injusticia hacia las Fuerzas Armadas.

“Por 20 años la Concertación no hizo sino debilitar el concepto mismo de “orden público”, expresión que a oídos de su gente suena a cavernaria opresión “del pueblo”. Todo acto de autoridad rigurosa se convirtió, en ese período, en tabú. En el colegio se deterioró la autoridad de profesores y directores, quienes quedaron a merced de un alumnado dotado de infinitos derechos; en la calle se acusó una y otra vez a la fuerza pública de “excesos”, tanto en tribunales como en la prensa, cada vez que encaró con decisión ataques incluso letales contra sus miembros; en el discurso de muchos se legitimó abierta o tácitamente a los “combatientes”  con tal que dijeran representar una causa justa; en la justicia se trató con lenidad a asesinos políticos si acaso su background era “la lucha contra la dictadura”; en fin, siempre hubo razones para justificar la conducta antisocial haciendo de sus hechores víctimas inocentes “del sistema”.

Triste pero revelador. Este no es el Chile que yo viví ni el que yo amo.           Una evidencia: la economía no es todo. La pobreza material, desde luego, es un mal. Pero la pobreza moral es un mal muchísimo mayor. Peor cuando se oculta tras una apariencia respetable, confortable, llena de diversiones y placeres, pero por dentro profundamente desgraciada y canallesca.

(*) http://blog.latercera.com/blog/fvillegas/entry/la_pistola_al_cuello

Luis Fernández Cuervo

Anuncios

Read Full Post »

4 de Marzo de 2010

John Muller

Director adjunto del diario El Mundo de España

http://www.elmundo.es

La presidenta Michelle Bachelet ha respondido (el miércoles) a casi todas las críticas provocadas por el terremoto, excepto a una, quizás la más importante: ¿Por qué le tembló la mano a la hora de dictar el estado de excepción constitucional y de desplegar al Ejército en las ciudades más afectadas?

Esta incógnita no encierra una simple crítica política o periodística. Para mí, desde la distancia, es crucial y puede definir el futuro de Chile, porque demuestra cuál es el estado de su curva de aprendizaje. Tengo la sensación de que esta enorme catástrofe ha dejado al país en una delicada tesitura: puede suponer el inicio de una reconstrucción eficaz que lleve a Chile a un futuro próspero o abrir la senda de una pronunciada decadencia.

El terremoto del 27 de febrero y los maremotos posteriores destruyeron, según los cálculos mas optimistas, el 10% del Producto Interior Bruto de Chile (unos 17 mil millones de dólares). La organización de evaluación de daños Eqecat estimó que el coste material de la tragedia oscilará entre 15 mil y 30 mil millones de dólares. El presidente electo, Sebastián Piñera, ha manejado una cifra similar.

Desgraciadamente, las multinacionales ya han tomado nota de esta secuencia catastrófica que ha vivido Chile. Así es de frío el dinero.

Pero el peor legado de esta catástrofe es que ha puesto en evidencia cuál es el verdadero riesgo-país de Chile. Este no reside en su sistema político o en su economía, sino en el castigo de una Naturaleza ingobernable que probablemente se vuelva a manifestar con esta misma crudeza dentro de 20 o 25 años. La única manera de neutralizar este factor o al menos aminorar sus efectos es demostrando que hemos aprendido algo de tragedias anteriores. Pero eso no ha ocurrido.

Cuando Amaro Gómez-Pablo comenzó a retransmitir el saqueo del supermercado Líder de Concepción recordé que debido al terremoto de marzo de 1985 comprobé que la legislación chilena del estado de catástrofe permitía el fusilamiento in situ de aquellos que fueran sorprendidos saqueando o en actos de pillaje. Me pareció una medida extremadamente severa y la atribuí a la arbitrariedad en que vivíamos en aquellos años. Sin embargo, pronto un jurista me hizo ver que esa ley databa del terremoto de 1939 y quizás de antes.

No pretendo promover el fusilamiento de nadie, pero esta norma jurídica era fruto de un aprendizaje práctico de la sociedad chilena. Quizás hoy la medida, por su exagerada dureza, nos parezca extemporánea, pero eso mismo debería hacernos ver que allí estaba 2

la constatación de que nuestros abuelos ya sabían que hay una relación bastante frecuente entre catástrofe y pillaje. Por alguna razón esto, que fue aprendido dolorosamente en 1939, en 1960 y en 1985, fue ignorado esta vez por el Gobierno. No quisiera pensar que el Ejecutivo no quiso declarar el estado de excepción y desplegar al Ejército por temor a que se produjera un reflejo de hace más de 20 años. ¡Eso sí que sería vivir instalado en la ideología y en el pasado!

La Presidenta, que es médico, no supo diagnosticar la crisis con exactitud precisamente en un asunto que era de su exclusiva competencia. Salió el sábado ofreciendo aspirinas cuando tenía entre manos una grave fractura. No sólo una fractura tectónica, sino una fractura expuesta donde se veía el hueso de las desigualdades sociales y de las ligerezas con que Chile se ha ido haciendo trampas en los últimos años. La quebradura ha dejado a la vista la frivolidad de algunos ministros que jugaban minutos de descuento y la desvergüenza de quienes pusieron arena donde había que poner acero y después dicen que los edificios torcidos son como la Torre de Pisa.

Pero la gestión de la crisis estaba en manos del Gobierno. Se puede excusar el lenguaje frívolo o la burocrática respuesta de La Moneda a la ayuda internacional que acudió generosa y se encontró con una puerta en las narices, pero no se puede excusar el

Read Full Post »

Despliegan a 7 mil militares en Concepción Cuando vi por la Tele ayer, entrar los tanques con los militares  en el Sur, y la gente los aplaudía con emoción, me acordé…..

Que distinto el comportamiento que tuvieron las autoridades en el terremoto de 1985, cuando el Gobierno Militar, sacó inmediatamente las fuerzas armadas a las zonas con problemas. Inmediatamente se les entregó agua, alimentos y comenzó la reconstrucción de inmediato.

Ahora se vio otra cosa, me dio mucha pena ver a esa pobre gente, que habían pasado un terremoto, un maremoto y más encima se vio   atacada por el lumpen,  chilenos de mala clase  que han sido amparado durante estos 20 años, en que la delincuencia  ya nos sobrepasó.

Me pregunto, ¿Por qué la Presidenta Bachelet no hizo lo mismo?. ¿Acaso su rencor por el pasado, que  ha demostrado durante estos 4 años, en que ha dividido a los chilenos más que los otros 3 gobiernos anteriores, fue superior a prevenir lo que pasó?..

Aquí no sólo han perdido los pobres, sino que gran parte de clase media y Empresarios, aquí todos han perdido.

Amo a Chile, me siento orgullosa de ser chilena, pero sentí verguenza ajena cuando vi en CNN como mostraban las escenas de los saqueos, de como robaban descaradamente, como amenazaban a los periodistas, camarografos.

¿Qué esperaba el gobierno para actuar?..Veía el rostro de aquel que tendrá que hacerse cargo de Chile en unos días más,  y tenía la desesperación marcada, sin poder actuar porque aún es sólo Presidente Electo , sólo pudo hacerles ver que estaban equivocados al no llamar a las FF.AA. ¿ Por qué si la Presidenta se vio superada, no renunció de inmediato?. Estoy segura que las nuevas autoridades habrían procedido mil veces mejor.

¿Es que ella no le conmueve el dolor ajeno ?.  ¿Pudo más su orgullo que  su sensibilidad?.

¿Es que no ha podido perdonar que la Concertación fuera vencida ?. No entiendo, la verdad.

Todas esas cosas no deberían haber sucedido, Chile y su gente está por encima de las pequeñeces,  la mayoría es gente honesta, por eso la actitud del gobierno en realidad, no tiene perdón de Dios. Bueno, total ella no cree en Él así que poco le importa.

Que Dios nos pille confesados para la próxima vez

Read Full Post »

LA RAZON

La razón de la espantosa tragedia humana, y la inmensa destrucción material que ocasionó, ha develado, además, serias deficiencias en algunos pocos edificios, lo que ha sido profusamente divulgado. Pero muy poco énfasis se ha puesto en otras deficiencias mucho más serias, tanto materiales como humanas, y que en vez de afectar puntualmente a relativamente pocas personas, afectaron al funcionamiento de más de la mitad del país.  La reacción del gobierno fue muy lenta en cuanto a proporcionar información sobre la magnitud del desastre, del número de víctimas, y sobre qué caminos habían sido cortados, y qué otros alternativos podían usarse. Nunca se dio un listado de todas las localidades afectadas, y el detalle de sus daños, ni mucho menos de las personas muertas, desaparecidas, o presuntamente atrapadas en los derrumbes, aunque fuera de manera provisoria y parcial. Peor aún fue el accionar de las diversas autoridades en cuanto a proporcionar ayuda,  como refugios y víveres, a los damnificados, cosa que no sucedió casi en ningún lugar por al menos dos días completos. Se tardó más de treinta horas en declarar zonas de catástrofe, mucho después de que infinidad de negocios habían sido vandálicamente saqueados en casi total impunidad.

Las deficiencias materiales más notables que se pusieron al descubierto, constituyen una cruel paradoja. Muchos hospitales quedaron inoperables, justamente cuando miles de personas necesitan tratamiento urgente. Muchos caminos, y en especial el más estratégico de todos, la ruta 5, quedaron interrumpidos justamente cuando más necesidad hay de movilizar la enorme cantidad de material de ayuda indispensable, y de personal especializado en las tareas de rescate. El aeropuerto de Santiago, que concentra todo el tráfico internacional, quedó inoperativo, justamente cuando miles de turistas aterrados quieren abandonar el país, y familiares  chilenos de los afectados que están en el exterior, quieren llegar inmediatamente a Chile.

Este terremoto puede calificarse de muchas maneras, pero no de inesperado. Chile siempre experimentó y va a seguir experimentando fuertes terremotos. La única incógnita es cuándo y dónde van a ocurrir los próximos. Pero a pesar del inmenso poder destructor de éste último, y de otros anteriores, hay centenares de miles de casas, edificios de viviendas y  oficinas, muchos de gran altura, e industrias y construcciones comerciales, algunas de enorme tamaño, que aguantaron sin sufrir ningún daño estructural. Esto demuestra fehacientemente que fueron construidos de acuerdo a estrictas normas antisísmicas, y que de ninguna manera es inevitable que las construcciones colapsen, si son sometidas a fuertes sismos. Esta realidad, es la opuesta a la que se dio en la infraestructura de los edificios públicos, y las redes viales y ferroviarias. Es inadmisible que los pocos miles de kilómetros que componen la red vial y ferroviaria del país, se vean interrumpidos en numerosos lugares por caída de puentes o pasos peatonales, y los hospitales y el aeropuerto se cierren, por la única y simple razón de estar construidos de acuerdo a normas inexplicable y peligrosamente laxas. Los últimos gobiernos, y en especial quienes han ocupado las carteras ministeriales correspondientes, son los directamente responsables de esta injustificable y sumamente grave falencia. Y el gobierno saliente, también demostró claramente que no contaba con el más básico plan de contingencia previo a los hechos, y sólo actuó lenta y torpemente en respuesta a lo que, tarde o temprano, se sabía que iba a pasar.

Horacio Grimoldi

Read Full Post »

Sebastián Piñera E.

Lo primero que debe tener presente un buen Presidente

es que la verdad “no puede ni debe ocultarse”.

¡EL GOBIERNO FALLO CRIMINALMENTE¡

La verdad no solo la conocemos los chilenos sino el

mundo entero.

Loa saqueos mostraron al desnudo la sociedad creada

tras 20 años de Concertación.  ¡ Dura tarea le va a tocar ¡

Recuerde que es imposible juntar el aceite con el vinagre´

ello no impedirá devolverle a nuestra Patria la ética moral,

los valores y principios sin los cuales ninguna sociedad

puede sobrevivir.

Fuerza Presidente, UD PUEDE…….

Estamos, confiamos y creemos en Ud,

AGRUPACION MUJER CHILENA

Read Full Post »

QUE LA HISTORIA NO SE REPITA

Al comienzo de la década de 1970, las FF.AA y de Orden, fueron clamadas por el pueblo de Chile, para que se hicieran cargo de la conducción del país, a raíz del descontrol gubernamental que existía, producto del lumpen vigente, subversión en su máximo desarrollo apoyado por países foráneos para la toma del poder por la vía armada, escases de alimentos, incumplimiento de las leyes vigentes, etc. , situación  que llevó al país al borde  de la guerra civil y que fue denunciado por el Poder Legislativo, Judicial y Controlaría General de la República.

Lo anterior, trajo como consecuencia que las FF.AA y de Orden actuaran para restablecer el orden, conllevando a que se detuvieran numerosas personas que participaban en las actividades que destruían la democracia y desarrollo  en nuestra nación, siendo muchos de ellos favorecidos en el tiempo con leyes de amnistía, prescripciones y otras medidas transitorias, para obtener la libertad durante el Gobierno Militar y posteriormente en los gobiernos de la Concertación.

Durante los 4  gobiernos de la Concertación, existió un programa sistemático para perseguir a los integrantes de las FF.AA y de Orden a través de leyes mal interpretadas y aplicación de tratados no vigentes, para condenar y procesar a cientos de uniformados, quienes también tenían derecho a que se les aplicase la misma ley de amnistía y de prescripción que a los subversivos, pero no se hizo, ya que primó el afán de venganza política y aprovechamiento de beneficios económicos; incluso, fueron favorecidas personas presuntamente desaparecidas y que no eran tales.

Con fecha 27 de Febrero del presente año, el país sufrió uno de los más  grandes desastres sísmicos de la humanidad y nuevamente, por el clamor del pueblo, las FF.AA. y de Orden, tuvieron que salir a restablecer el orden administrativo debido a que el lumpen salió a las calles para efectuar saqueos y vandalismo en la población, obligando a los Jefes de las Zonas de Catástrofe a establecer el toque de queda, única solución para recuperar el orden y la seguridad que la ciudadanía requería.

Espero que el actuar profesional de nuestras FF.AA y de Orden, no signifique con el tiempo, el procesar a personal subalterno por haber cumplido su deber, tal como lo hicieron aquellos uniformados hace treinta y siete años y actualmente, se encuentra un gran número de ellos procesados y otros cumpliendo condenas, cuyas penas han sido aplicadas con alevosía por su severidad, no existiendo ninguna comparación con las penas de los extremistas condenados, que actualmente se encuentran libres o protegidos por el Gobierno, en el extranjero.

WILHELM WILLEKE BALMACEDA

Read Full Post »

Con el peso de su consciencia.

Una cosa es que la amarga hora presente sea de la unidad, pero otra muy distinta es que esto se confunda – cuando hay centenares de compatriotas y familias enteras desaparecidas – con que también es la hora de la irresponsabilidad.

Por eso, ¿será casualidad que Vasily Carrillo el ex líder del FPMR y Juan Cheyre ex comandante en jefe del ejercito hayan coincidido – al igual como la enorme mayoría de la opinión pública y prensa internacional – en cuanto a que la presidenta Verónica Michelle Bachelet, careció de liderazgo y oportunidad para enfrentar la crisis? Y que sus titubeos y prejuicios con respecto al copamiento militar  inmediato de la zona de catástrofe, provocaron que en las primeras 48 horas de la tragedia, el caos y el desgobierno del lumpen desatado se tomaran lo que les plació. Proyectando una imagen mundial vergonzosa y demoledora de los atributos nacionales.

Y generando tal mayúscula ineptitud que los miles de personas siniestradas llegasen a suplicar la intervención a sangre y fuego de las FFAA, como el alcalde PPD de Hualpen, Marcelo Rivera, quien lo imploró llorando por radio Bio Bio, el lunes 01de marzo a las 18 horas – mientras su municipio, jardines infantiles y policlínicos – eran arrasados por la turba flaite.  Apreciación que luego revalidó en La Tercera, cuando dijo haber apreciado desde su primera trinchera, al país “al borde de la guerra civil”.

Lenidad gubernamental que desencadenó la reacción de otros miles y miles de penquistas y talquinos, que se parapetaron en pie de guerra, para defender sus vidas y propiedades de la masa soliviantada, merced a la desidia progresista.

El caos generado por las dudas y contradicciones vitales de la presidenta candidata, significó que la población de las regiones séptima y octava, prefirieran el hambre, la sed, el terror de los estertores telúricos al desbande del lumpen violentista.

Pero en La Moneda, mientras el país se hundía, lo que más preocupaba, era “cuidar la imagen progresista” de la presidenta candidata.

Y fieles a su característico estilo, siempre bajándole el perfil a los problemas y jibarizando los asuntos que les eran embarazosos.

Militares en las calles para frenar el caos. No. ¡Qué horror! Los milicos a trotar a los cuarteles, a desfilar solemnes y a marchar a los tribunales si osan usar sus armas para defender a los desvalidos.

Y como lo reconociera hidalgamente el ministro de obras publicas Sergio Bitar, ante la BBC, “a la gente de la Concertación le cuesta una enormidad sacar militares a las calles”, aunque sea en una situación de caos generalizado.

De allí la ineptitud ininteligible de la jefa del Estado, que antes que presidenta de la república, era militante candidata para el 2013, cuando debía tomar resoluciones instantáneas, el 27 de febrero de 2010.

Una prueba irrefutable de lo anterior. En Chillán, donde a las 03.34 del sábado 27 escaparon más de 280 reos, los que quemaron residencias aledañas a la cárcel y violaron mujeres a su paso, recién a las autoridades de La Moneda se les ocurrió decretar toque de queda para la ciudad cuna de Violeta Parra, a las 13.00 del miércoles 3 de marzo.

Otro dato de la desidia gubernamental. ARCHI estuvo solicitando desde hace 4 años un plan de emergencia al gobierno, que contemplaba sistemas de comunicación para conectar las emisoras con las autoridades de emergencia en casos de catástrofe y calamidades públicas, capacitación para los comunicadores radiales, campañas de educación a la comunidad, grupos electrógenos para estudios y plantas, empero, nunca en palacio hicieron algo concreto como respuesta a las razonables peticiones de la Asociación de Radio Difusores de Chile. Esto no proyectaba “imagen”, como la pre fabricada inauguración del hospital de Curepto.

Asesores de “imagen” que en su genial expresión en el área privada le recomendaron al presidente de las empresas constructoras chilenas, Lorenzo Constans, comparar los edificios en crisis post terremoto con la inclinación de la Torre de Pizza, cuando se trataba de justificar lo injustificable de la criminal irresponsabilidad de pésimos empresarios, quienes denigrando a sus gremios, erigieron febles pajareras mortales de solida y confortable apariencia.

A mayor abundamiento de elocuencia de la anarquía, el diario electrónico DC, Cambio21, consignó en su portada el testimonio de una amiga siquiatra residente en Chiguayante, de la periodista exiliada Mirna Concha, “Jamás pensé que estaría tan contenta de ver a los militares en la calle. Hemos tenido que defender la casa con palos, con fogatas, sólo falta que intenten violar a las mujeres”.

Y así entonces, ante tanto despelote, surgió la virtuosa idea de hacerle a la presidenta candidata una mediática despedida. Cuando las replicas eran cercanas al sismo principal y cuando todavía centenares de compatriotas se hallaban desaparecidos por el tsunami y otros tantos eran pesquisados bajo los escombros.

Incluyendo por cierto entre tales fanfarrias el 84% de popularidad que le asignó a Bachelet, la encuesta Adimark ¡post terremoto! (¿Será lo mismo preguntar a la gente cuál es su bebida favorita, que consultar sobre la aprobación ciudadana de la gestión de un jefe del Estado?)

¿Y si ese 84% fuese verdad, por qué entonces Frei Ruiz Tagle con Bachelet jugada a más no poder a favor suyo, no le aportó más que un 48%?

Así entonces, en sus últimos días vimos a la señora de gafas besuquear guagüitas. Reconfortar ancianitos y desplegarse en una parafernalia que únicamente buscaba reflotar la marca Bachelet, con miras al 2014.

De allí que resultara patético eso de “gobernar hasta el último día”, trazando planes de mediano plazo que sólo competían a su sucesor, cuando estaba a horas de irse para su casa.

Todos los datos duros son elocuentes en cuanto a la intencionalidad al respecto, de la orquesta cortesana de propaganda.

Tras el descalabro de los días 27 y 28 la presidenta candidata debía despedirse visitando hospitales improvisados vestida de doctora, levantando ayudistas que se desmayaban a su paso, citando a los empresarios para decirles cómo debe reconstruirse la patria, descendiendo de helicópteros por doquier, omnipresente, mientras el desconcierto en su gobierno proseguía a toda orquesta y la sub secretaría de interior debía arrebatarle la difusión de las listas de victimas y desaparecidos a la ONEMI.

Pobre Chile.

Que todo haya quedado supeditado a los artífices de la desinformación entrenados en la Alemania comunista, productores de campañas de imagen burdas. Inoportunas. Contraproducentes para el objetivo comunicacional sobre el cual quieren persuadir.

Los mismos chambones neo marxistas que hundieron la campaña de Frei Ruiz Tagle estropeándola conforme sus termocéfalas visiones y que ahora con las cenizas humeantes del descalabro nacional prepararon la despedida propagada de la presidenta candidata.

Son los que le tenían a la señora su acto masivo del 3 de marzo en el Estadio Nacional, con la selección de Bielsa incluida y que se les chingó porque el primer coliseo deportivo de la república, fue remodelado con la misma “eficiencia” del Transantiago o del tren rápido que surcaría raudo entre Santiago y Puerto Montt. Quedando el primer coliseo deportivo, inoperable a fines de enero pasado, sin que hubiese mediado un terremoto de por medio.

Verónica Michelle Bachelet Jeria – la presidenta que dispuso de los mayores recursos económicos en la historia de Chile – pudo despedirse en medio del respeto noble de su pueblo – de partidarios y opositores – si los prejuicios, si los cálculos politiqueros pequeños, si la ponzoña de sus orejeros no la hubiese envenenado más, si los titubeos de sacar cuentas electorales cuando no correspondía, los hubiera dejado de lado y hubiera lanzado a las FFAA desde el primer minuto a controlar las zonas de desastre, como siempre antes en la historia de Chile se hizo.

Como lo hicieron sin titubeos Riesco Errázuriz, Aguirre Cerda, Alessandri Rodríguez, Frei Montalva, Allende y Pinochet.

Sólo roguemos a la Virgen del Carmen, que la señora tras el 11 de marzo, no se empecine después de la debacle social provocada por sus prejuicios, en seguir siendo la candidata que no merece ser. Que se retire dignamente de la vida pública y que pausadamente escriba sus memorias. Mater Michelle, déjales el terreno libre a figuras emergentes como Andrés Velasco, Marco Enríquez o Ignacio Walker. Ni siquiera te pedimos que apoyes al nuevo gobierno de reconstrucción nacional, sino que únicamente guardes el mismo respetuoso silencio que el presidente Lagos tuvo contigo. Y no te preocupes, que en tu contra no habrán siniestras campañas sicopolíticas como las desatadas en contra de tus adversarios por tus equipos comunicacionales, no obstante que en tu conciencia – Mater Michelle – te llevas el imborrable dolor de tu indelegable responsabilidad en esta inmensa tragedia social, que superó la ira de la naturaleza. El desbande absoluto del lumpen al cual no quisiste poner coto oportunamente.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »