Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/01/10

Resumen noticias mes de Diciembre.

http://www.despiertachile.cl

1º de Diciembre.

Es asesinado por encapuchados peruanos, Marco Antonio Peñaranda de un disparo en el cuello, cuando manejaba su taxi y a 10 kms. de la línea divisoria con Chile.

2 de Diciembre.

Armada de Chile suspende inicio de Regata Bicentenario que se haría en el Buque Escuela Esmeralda, en disconformidad por detención de oficiales de esa institución involucrados en casos de DD.HH.

3 de Diciembre.

Jueza Sonia Navarro del Primer Juzgado Civil de Santiago, fue suspendida y se abrió un cuaderno de remoción por consumo de drogas, luego que un test demostrara su consumo.

4 de Diciembre.

En sorteo FIFA, Chile conoció sus rivales para el Mundial de Fútbol a realizarse en Sudáfrica. El grupo estará integrado por España, Suiza y Honduras.

5 de Diciembre.

Organizado por gente de izquierda hoy se realizó un nuevo funeral del cantante Víctor Jara, con tres días previos de velatorio, marcha por el centro de Santiago, participación, lágrimas y palabras de la Presidenta de la Concertación Michelle Bachelet.

6 de Diciembre.

Un mitin frente a La Moneda se realizó en apoyo de la actriz Catalina Saavedra, protagonista de la película “La Nana” que fue desplazada para postular como candidata al Oscar, por el film político, Isla Dawson de Miguel Littin.

7 de Diciembre.

El Ministro Alejandro Madrid que lleva el caso Frei Montalva, procesó a 6 personas por la muerte de Frei y cambió la carátula por homicidio.

8 de Diciembre.

En encuesta televisiva de UCV de Valparaíso se pregunta: “Tesis de abogados de la familia Frei por magnicidio, ¿fueron Pinochet y su cúpula los responsables intelectuales?

SI:     31,26%

NO:   68, 74%

9 de Diciembre.

Encuesta CERC entrega los siguientes pronósticos para la elección del próximo Domingo:

Sebastián Piñera:       44,1%

Eduardo Frei:              31 %

MEO:                            17,7%

J. Arrate                         7,2%

10 de Diciembre.

El abogado Claudio Feller, defensor del médico Pedro de Valdivia, en el caso Frei Montalva, pidió la inhabilitación del Ministro Especial Alejandro Madrid, por las declaraciones públicas hechas por el magistrado “emitiendo juicios de valor y de empatía por los querellantes”, señaló el abogado.

11 de Diciembre.

Gendarmería de Chile amenaza con nuevas movilizaciones debido a que el gobierno ha sido incapaz de implementar las demandas que afectan a ese servicio, y que dicen relación con ampliación de las plantas y modernización institucional.

12 de Diciembre.

Personal integrante de nuestras Fuerzas Armadas y de Orden mantienen el control en todo el país de los lugares de votación que recibirán mañana Domingo al electorado nacional, para elegir al nuevo Presidente de Chile, renovar la Cámara de Diputados y al 50% del Senado.

13 de Diciembre.

Se realizan las elecciones presidenciales en completa tranquilidad en todo el país y con un muy buen resultado para la Coalición por el Cambio que preside Sebastián Piñera quien pasa a 2ª. vuelta conjuntamente con Eduardo Frei, pero con 15% de ventaja  sobre este último.

14 de Diciembre.

La Presidenta Bachelet hace renunciar a Carolina Tohá, como Ministra Secretaria General de Gobierno y la envía como Generalísima del Comando de Eduardo Frei, con el propósito de poder revertir los magros resultados que está teniendo esa candidatura presidencial. Se suma a la anterior, el “Lautarista” asesor comunicacional de La Moneda, Juan Carvajal que va con el mismo propósito.

15 de Diciembre.

Argentina deporta a los terroristas del Movimiento Lautaro, Marcelo Villarroel y Fredy Fuentevilla, asesinos del carabinero Luis Moyano en el asalto al Banco Segurity ocurrido en el 2007.

16 de Diciembre.

Paul Fontaine, el ex Jefe del equipo económico de Marco Enríquez-Ominami, se incorpora al Comando de Sebastián Piñera.


17 de Diciembre.

El Fiscal Militar de la Segunda Fiscalía, Roberto Reveco, procesó como cómplice del asesinato del Cabo de Carabineros Luis Moyano, al terrorista del Movimiento Lautaro, deportado desde Argentina, Freddy Fuentevilla.

18 de Diciembre.

La 8ª Sala de la Corte de Apelaciones, revoca los procesamientos por muerte de Frei Montalva y deja en libertad a los médicos Patricio Silva y Pedro Valdivia.

19 de Diciembre.

Sebastián Piñera dio término a una gira que comprendió las Regiones del Bíobío, el Maule y O’Higgins, afirmando en su discurso principal que “la Concertación estaba unida por cosas negativas que no interpretan el alma nacional”.

20 de Diciembre.

En el Programa de Chilevisión, Tolerancia Cero, el invitado fue Marco Enríquez-Ominami quien en parte de su intervención afirmó: ”Frei es un candidato ilegítimo que no ha entendido lo que sucedió el 13 de Diciembre”.

21 de Diciembre.

Nuevo artefacto explosivo detona en la Aseguradora “La chilena Consolidada”, en la comuna de Providencia.

22 de Diciembre.

El derrotado candidato presidencial Marcos Enríquez-Ominami, anunció la creación de un Partido Político al que según él confluiría el electorado que votó por su opción.

23 de Diciembre.

Siendo el día anterior a Noche Buena, violentistas hacen explotar bomba en la Plaza de Armas de la Capital a la hora de mayor concurrencia. Felizmente no hubo lesionados.

24 de Diciembre.

Artefacto explosivo detona en el Banco Santander cuando sólo faltaban 20 minutos para Noche Buena. No hubo lesionados.

25 de Diciembre.

Menor de 11 años para demostrar su malestar por el obsequio de Navidad recibido, con un bidón de bencina incendió una Capilla en la ciudad San Fernando.

Anuncios

Read Full Post »

¡ESPECIAL DE ENERO!

YO TENIA UN CAMARADA


Quinto aniversario de la muerte del Coronel de Ejército

don Germán Barriga Muñoz.

El 17 de Enero de 2010 se cumplen 5 años del trágico fallecimiento del Coronel Germán Barriga Muñoz, víctima de la encarnizada persecución llevada a cabo por los esbirros policiales y judiciales, de los gobiernos marxistas-concertacionistas a los militares que impidieron que se entronizara en nuestra Patria una tiranía comunista, que llevó a este distinguido oficial a tomar una trágica determinación.

Despierta Chile enluta sus páginas en homenaje a su memoria y acompaña a su familia en su dolor, en este nuevo aniversario, renovando determinación de continuar la lucha por los nobles ideales que con el Coronel Barriga, compartimos por tantos años.

Nota de la redacción: En nuestra sección “Especial del mes” recordamos un testimonio, en recuerdo del aniversario de la muerte del Coronel Germán Barriga Muñoz, (Q.E.P.D.). El texto que reproducimos, corresponde al texto recibido de  un camarada de armas del fallecido Coronel que, expresamente, hizo saber su deseo de hacer este aporte de manera reservada e impersonal.

17 de Enero 2005. Han transcurrido los años desde que tomaste tu trágica determinación de poner fin a tus días, para así, dar término al acoso judicial llevado a cabo por esa jauría de jueces prevaricadores, coadyuvados por policías civiles, mercenarios de la Concertación. De esa manera, también dejarían tranquila a tu adorada esposa y familia, aunque esto último no fue así. Después de más de dos años de tu partida, los esbirros allanaron el hogar de tu esposa, sin importarles su disminuida situación de salud, registraron cada rincón de tu domicilio, mueble por mueble y se llevaron a su arbitrio lo que estimaron pertinente, aunque todo ello, les fuera totalmente inútil. Su odio y el ansia enfermiza de venganza, no se detuvo con tu muerte, porque nada les satisface, nada les es suficiente.

Quienes tuvimos la suerte de conocerte en el transcurso de la carrera militar, supimos de tus notables condiciones de soldado: disciplinado, acucioso, valiente, estudioso, ejemplar en tus actuaciones profesionales, a la vez que excelente camarada y amigo; todo ello, a la par de tus cualidades sobresalientes como jefe de hogar, esposo y padre.

Mientras vivamos quienes te conocimos, estarás presente en nuestra mente y espíritu.

Creemos firmemente, que desde ese lugar de privilegio en que ahora debes encontrarte, ese lugar reservado a quienes sin vacilaciones arriesgaron sus vidas en beneficio de sus pares y compatriotas, ese lugar especial para los guerreros que aman y creen en Dios, para los que lucharon contra los seguidores de doctrinas ateas y antipatriotas, desde ese lugar le pides también a Él por tu familia, por nuestro Chile, para que termine la persecución a tus camaradas y para que la paz y la hermandad vuelvan a reinar en la Patria.

Por mientras, en estos casi 20 años bajo el desgobierno de la Concertación, existe en Chile este ambiente “democrático” de taberna en noche crapulosa, con aire viciado, en que los políticos usufructúan del poder y luchan por sus propias prebendas, prostituyendo a la juventud, sumiendo al pueblo en la miseria, mientras esquilman las arcas fiscales y nada mejora.

Esas razones de tu partida anticipada, nos reencuentran, nos estimulan ante tanta persecución, ante esta cacería rencorosa de un revanchismo que siempre propician los gobiernos socialistas, esos gobiernos que fracasadamente han regido los destinos de Chile, gobierno de náufragos, de colectividades divididas o disueltas, expulsados o perdedores de pugnas internas, desfasados del momento político, galería de fantasmas que serán barridos por la historia. La abstinencia de 17 años, la disfrazan como persecución; muchos son descendientes de quienes no sirvieron para nada, murmuradores profesionales, envenenados de esnobismo y nicotina. Lo que no cabe en sus estrechas cabezas creen que no puede existir, y tienen otra característica, hablan todos al mismo tiempo, míseros del intelecto, politiquillos mediocres, inmorales, mequetrefes desahuciados.

Nosotros, los hombres de armas, a los que nos asquean estas aves de rapiña, de izquierda, centro y derecha, nosotros, nos mantenemos afuera de esos antros, “bajo la noche clara, arma al brazo y en lo alto las estrellas”, como decía José Antonio Primo de Rivera.

Te seguiremos recordando y añorándote con el viril afecto de siempre y sentiremos, al evocarte, que aún marchas con nosotros, al mismo paso y compás, mientras escuchamos el clarín, que a fuego toca. No olvidaremos tu muerte, seremos celosos vigilantes en el apoyo de tu familia, del recuerdo y razones que provocaron tu ausencia.

Camarada, Coronel Germán Barriga, ya estaremos a tu lado para formar, una vez más, la legión de guerreros, que en 1973, liberó a Chile de la pesadilla marxista.

Read Full Post »

HACE 5 AÑOS LO DIJIMOS

Juzgar una revolución

www.despiertachile.cl

Por Pablo Rodríguez Grez

El Mercurio, 25 de enero del 2005

¿Es posible juzgar al gobierno militar al margen de su realidad histórica y de acuerdo a los padrones que imperan una vez restablecido el pleno imperio del derecho?

Un porcentaje importante de los chilenos no vivió lo ocurrido en Chile entre 1970 y 1973. Por lo mismo, sus opiniones están determinadas por una información sesgada y puesta al servicio de la reivindicación política. Lo que se quiere ocultar, y que, en cierta medida, se ha conseguido, es el hecho de que Chile sufrió una “tentativa totalitaria”, que se inserta en una etapa histórica especialmente tensa que se llamó la “guerra fría”.

Entonces el mundo estaba dividido en dos grandes bloques: el comunista y el democrático. Todas las naciones, donde quiera se encontraran geográficamente, experimentaban esta tensión, que se expresaba de mil maneras y que agudizaba el odio, la violencia, la intolerancia y el enfrentamiento fratricida. Ningún país de América Latina escapó de esta realidad y todos sufrieron una sistemática infiltración subversiva que se organizó y se ejecutó a través de la Cuba castrista, entonces hija predilecta de la Unión Soviética.

Enfrentados a la infiltración revolucionaria y la insurrección alentadas por el comunismo internacional, surgieron ideologías que, como la aplicada en Chile entre 1964 y 1970, creyeron posible frenar la escalada totalitaria (la “revolución en libertad” versus la “revolución socialista”). Lamentablemente, en lugar de atenuar las luchas y la agitación social, aquellas políticas abrieron paso con más fuerza al proyecto totalitario, culminando el proceso, como es sabido, con la victoria electoral del marxismo en 1970, con apenas un 36 por ciento de la voluntad ciudadana. A partir de entonces, nuestro país encara un proyecto revolucionario que, con el instrumental jurídico del propio Estado democrático (usando torcidamente la legalidad vigente), tiende a destruirlo para sustituirlo por un Estado socialista. En definitiva, este país encaró una ineludible disyuntiva: o el triunfo de la revolución marxista o la intervención militar. En este contexto histórico sobreviene el pronunciamiento del 11 de septiembre de 1973, se depone al gobierno y se instaura un régimen militar que, al cabo de 16 años y medio, transforma sustancialmente a nuestro país, colocándolo a la cabeza de las naciones de este continente. Durante todo este período se mantiene, ininterrumpidamente, una constante lucha insurreccional, alentada y financiada desde el exterior, lo cual, unido al aislamiento provocado por el movimiento comunista mundial, coloca al gobierno de las FF.AA. y de Orden en una muy difícil coyuntura.

¿Es posible juzgar al gobierno militar al margen de esta realidad histórica y de acuerdo a los padrones que imperan una vez restablecido el pleno imperio del derecho? ¿Puede la justicia prescindir del escenario en que se desarrolló la reconstrucción nacional? ¿Debe sancionarse la acción de los servicios de seguridad con el mismo rigor que es dable exigir en el día de hoy?

La ley rige la realidad, lo que efectivamente sucede, el acontecer cotidiano. En otros términos, las normas no se aplican en una atmósfera ideal, sino real. Los procesos históricos no pueden juzgarse al margen de la contingencia. Precisamente por eso, todas las legislaciones contemplan instituciones de “clausura” para superar las rupturas del orden institucional. Con este fin se instituyó la prescripción, las leyes de amnistía, el principio pro reo, la cosa juzgada y, aun, la retroactividad de la ley penal cuando ella favorece al inculpado. Pero en Chile ha sucedido lo contrario. Los Tribunales de Justicia, con diversos y hasta absurdos pretextos, recurriendo a interpretaciones que chocan incluso con el sentido común, han buscado la manera de eliminar estas instituciones de “clausura” y, de este modo, se procura juzgar una “revolución” al amparo de la reconstruida institucionalidad democrática. Como es obvio, esta actitud no es jurídicamente aséptica, está influida por la posición política que abrazan los jueces.

Nos hallamos ante una situación de extrema gravedad, por varias razones. La posición de la judicatura contrasta con la observada durante el régimen militar, dejando en evidencia que se trata de un Poder subordinado a los intereses políticos. Se ha obrado al margen de la legalidad, omitiendo la aplicación de instituciones que se asientan en siglos de historia. Se ha sembrado la discordia y se estimula el uso de los tribunales para la consecución de objetivos ajenos a su misión, como la venganza y el revanchismo. Por este camino sólo cabe ensanchar la brecha que existe entre los chilenos y volver a colocarnos en posiciones irreconciliables. Poco hemos aprendido del pasado…

www.despiertachile.cl

Juzgar una revolución

Por Pablo Rodríguez Grez

El Mercurio, 25 de enero del 2005

¿Es posible juzgar al gobierno militar al margen de su realidad histórica y de acuerdo a los padrones que imperan una vez restablecido el pleno imperio del derecho?

Un porcentaje importante de los chilenos no vivió lo ocurrido en Chile entre 1970 y 1973. Por lo mismo, sus opiniones están determinadas por una información sesgada y puesta al servicio de la reivindicación política. Lo que se quiere ocultar, y que, en cierta medida, se ha conseguido, es el hecho de que Chile sufrió una “tentativa totalitaria”, que se inserta en una etapa histórica especialmente tensa que se llamó la “guerra fría”.

Entonces el mundo estaba dividido en dos grandes bloques: el comunista y el democrático. Todas las naciones, donde quiera se encontraran geográficamente, experimentaban esta tensión, que se expresaba de mil maneras y que agudizaba el odio, la violencia, la intolerancia y el enfrentamiento fratricida. Ningún país de América Latina escapó de esta realidad y todos sufrieron una sistemática infiltración subversiva que se organizó y se ejecutó a través de la Cuba castrista, entonces hija predilecta de la Unión Soviética.

Enfrentados a la infiltración revolucionaria y la insurrección alentadas por el comunismo internacional, surgieron ideologías que, como la aplicada en Chile entre 1964 y 1970, creyeron posible frenar la escalada totalitaria (la “revolución en libertad” versus la “revolución socialista”). Lamentablemente, en lugar de atenuar las luchas y la agitación social, aquellas políticas abrieron paso con más fuerza al proyecto totalitario, culminando el proceso, como es sabido, con la victoria electoral del marxismo en 1970, con apenas un 36 por ciento de la voluntad ciudadana. A partir de entonces, nuestro país encara un proyecto revolucionario que, con el instrumental jurídico del propio Estado democrático (usando torcidamente la legalidad vigente), tiende a destruirlo para sustituirlo por un Estado socialista. En definitiva, este país encaró una ineludible disyuntiva: o el triunfo de la revolución marxista o la intervención militar. En este contexto histórico sobreviene el pronunciamiento del 11 de septiembre de 1973, se depone al gobierno y se instaura un régimen militar que, al cabo de 16 años y medio, transforma sustancialmente a nuestro país, colocándolo a la cabeza de las naciones de este continente. Durante todo este período se mantiene, ininterrumpidamente, una constante lucha insurreccional, alentada y financiada desde el exterior, lo cual, unido al aislamiento provocado por el movimiento comunista mundial, coloca al gobierno de las FF.AA. y de Orden en una muy difícil coyuntura.

¿Es posible juzgar al gobierno militar al margen de esta realidad histórica y de acuerdo a los padrones que imperan una vez restablecido el pleno imperio del derecho? ¿Puede la justicia prescindir del escenario en que se desarrolló la reconstrucción nacional? ¿Debe sancionarse la acción de los servicios de seguridad con el mismo rigor que es dable exigir en el día de hoy?

La ley rige la realidad, lo que efectivamente sucede, el acontecer cotidiano. En otros términos, las normas no se aplican en una atmósfera ideal, sino real. Los procesos históricos no pueden juzgarse al margen de la contingencia. Precisamente por eso, todas las legislaciones contemplan instituciones de “clausura” para superar las rupturas del orden institucional. Con este fin se instituyó la prescripción, las leyes de amnistía, el principio pro reo, la cosa juzgada y, aun, la retroactividad de la ley penal cuando ella favorece al inculpado. Pero en Chile ha sucedido lo contrario. Los Tribunales de Justicia, con diversos y hasta absurdos pretextos, recurriendo a interpretaciones que chocan incluso con el sentido común, han buscado la manera de eliminar estas instituciones de “clausura” y, de este modo, se procura juzgar una “revolución” al amparo de la reconstruida institucionalidad democrática. Como es obvio, esta actitud no es jurídicamente aséptica, está influida por la posición política que abrazan los jueces.

Nos hallamos ante una situación de extrema gravedad, por varias razones. La posición de la judicatura contrasta con la observada durante el régimen militar, dejando en evidencia que se trata de un Poder subordinado a los intereses políticos. Se ha obrado al margen de la legalidad, omitiendo la aplicación de instituciones que se asientan en siglos de historia. Se ha sembrado la discordia y se estimula el uso de los tribunales para la consecución de objetivos ajenos a su misión, como la venganza y el revanchismo. Por este camino sólo cabe ensanchar la brecha que existe entre los chilenos y volver a colocarnos en posiciones irreconciliables. Poco hemos aprendido del pasado…

Read Full Post »

¿MÁS O MENOS ESTADO?

Por Verónica Larraín B.

www.despiertachile.cl

En el último tiempo se ha puesto de modo el tema del Estado.  A ello ha contribuido la crisis financiera mundial, que hizo recomendable intervenciones de rescate, las campañas políticas que han girado en buena parte alrededor del papel que debe jugar la institución, especialmente en temas económicos y la ampliación de la red de protección social, llevada adelante por el Gobierno. Lo anterior implica una extensión correlativa de la injerencia del Estado en la vida de las personas. En paralelo, se alzan voces de economistas liberales que advierten sobre el peligro de la ampliación de la intervención del Estado en la vida económica.

La sociedad burguesa cumple una función muy importante en nuestras vidas, pues ella es, en gran medida, el motor del progreso material de la humanidad. Y esto no alude sólo a frivolidades, sino también a mayores posibilidades de acceso a salud e información, mejores condiciones de trabajo, etc. Sin embargo si se la abandona a sí misma, esa sociedad burguesa genera riesgos relevantes.

Sólo el poder estatal es capaz de imponerse sobre el inmenso poder que ejerce la sociedad burguesa y ordenar su enorme potencial de desarrollo y destrucción, hacia un bienestar que se extienda a todos.

Es cierto que el Estado también es peligroso. Sí interviene demasiado en la vida social y económica, termina ahogando no solamente al emprendimiento, sino también la libertad social, cultural y política. Una excesiva intervención del Estado en la economía, genera además, el riesgo de la corrupción, que en casos extremos puede llevar a un debilitamiento generalizado de la institucionalidad.

En consecuencia, entre el Estado y la sociedad debe existir un justo y delicado equilibrio.

La encuesta nacional Bicentenario 2009, elaborada por la Universidad Católica y ADIMARK, entrega interesantes resultados en relación con la movilidad social y el dilema –muy en boga en estos días- entre más o menos Estado. La mayoría de los chilenos (53%) es partidaria de un rol acotado del Estado, en las distintas actividades económicas y sociales, y prefiere que él se concentre sólo en las áreas en que los privados no tienen capacidad de actuar. Asimismo, son más lo que creen que los privados manejan con mayor eficiencia las empresas, que los que estiman que el Estado lo hace mejor. A mayor nivel socio económico (alto), un 61% está de acuerdo con un rol más limitado del Estado.

La mayoría considera también, que la responsabilidad individual, es el principal motor del bienestar de las personas y está por sobre la responsabilidad del Estado en esta materia, por la cual se inclina la minoría. Sobre el 70% de los chilenos piensa que el esfuerzo y el trabajo individual, son la clave para que un país salga de la pobreza, que alguien de la clase media pueda mejorar su situación económica, o quien tiene un negocio pequeño pueda convertirlo en una empresa exitosa.

Según los encuestados, la importancia del Estado y de las políticas públicas es sustancialmente menor (21%) y las principales razones que explican que una persona tenga dinero, son la iniciativa y trabajo duro, y la habilidad y el talento personal. La flojera y falta de iniciativa, son mencionadas como las razones más importantes de la pobreza (66%). Le siguen la falta de oportunidades, los vicios y el alcoholismo.

Las políticas públicas deberían considerar esta realidad, que contradice la tesis que expresa que habría una gran demanda por un Estado más grande y paternalista. La mayoría de los chilenos desestima, que el Estado lo haga mejor que el sector privado y se siente responsable de su propio futuro.

Read Full Post »

PARA SABER Y CONTAR

DELINCUENCIA: ROBO DE VEHÍCULOS.

http://www.despiertachile.cl

Amigo lector, usted debe saber y contar que durante este 2009 fueron robados en el país 26.316 vehículos… seis mil más que el año pasado.

Este es un aumento que corresponde casi a un 30%, en cifras oficiales entregadas por Carabineros de Chile.

En los Centros Comerciales, como el Mall Plaza Norte, por ejemplo, los delincuentes se han llevado 6 autos sólo en el mes de Diciembre.

Infórmese de este detalle:

Read Full Post »