Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/08/08

El auto de procesamiento del caso Prat

El Auto de Procesamiento dictado por el Ministro Alejandro Solís con fecha 24.Feb.2003, en su numeral Nº 1, copia lo establecido por la Sala Penal de la Corte Suprema, en su dictamen del 2.Dic.02, en el sentido que los 5 requeridos por la justicia Argentina deberán ser juzgados por el tribunal chileno que corresponda , debido a que estos tienen la nacionalidad chilena, haciendo aplicación a lo previsto  en el Art. II de la Convención de Extradición de Montevideo.  Además de las condiciones previstas en la letra b) del Art. II de dicho tratado multilateral (en este punto la Corte Suprema dijo que era el Art. I).

Por el contrario el  Ministro Jorge Rodríguez en su fallo de Primera Instancia del 12.Jul.02, establece:   ” la denegación de la extradición solicitada se produce por no concurrir los requisitos y exigencias que harían procedente el pedido de extradición y no en razón de ser chilenas las personas requeridas,  por lo que la obligación de juzgar en Chile a tales personas no es atinente según lo previsto en el Art. 2º de la Convención de Extradición de Montevideo”.

En el numeral Nº 2, el Ministro Solís detalla lo que según él, son el mérito de los antecedentes que le han entregado, como también los elementos de convicción que ha reunido para dictar el Auto de Procesamiento:

En el punto I) detalla antecedentes relativos a la vigilancia previa y amenazas efectuadas al general Prats, y cita testimonios y declaraciones desde la letra a) a la letra g).  En ninguna parte de estos testimonios y declaraciones se menciona que Eduardo Iturriaga Neumann o alguno de los otros 4 procesados hubiere efectuado esta vigilancia previa y amenazas.  No es procedente en consecuencia, decir que esto es un mérito para dictar el Auto de Procesamiento, o que en base a este punto pueda haberse formado la convicción de hacerlo.

En el punto II) detalla antecedentes relativos a la demora en la entrega de pasaportes para que el matrimonio Prats Cuthbert pudiera abandonar Argentina, y cita testimonios y declaraciones desde la letra a) a la h).  En ninguna parte de  estos testimonios y declaraciones se menciona que Eduardo Iturriaga Neumann o alguno de los otros 4 procesados hubieran demorado la entrega de pasaportes al matrimonio Prats. No es procedente en consecuencia que de acuerdo con este punto el Ministro encuentre méritos para dictar el Auto de Procesamiento o que pueda formarse la convicción de hacerlo.

Más aún, el matrimonio Prats tenía pasaportes diplomáticos válidos y plenamente utilizables en cualquier momento. No es excusa entonces establecer que no pudieron salir de territorio argentino, por la demora en entrega de pasaportes.

En el punto III) detalla antecedentes y testimonios relativos a la muerte del General Carlos Prats y su cónyuge Sofía Cuthbert.  En este punto el Ministro ya  aventura una conclusión: ” aparecen legalmente justificados los siguientes hechos”:

“En la República Argentina operaron miembros de una asociación ilícita, pertenecientes a la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA)”,…que poseía  una amplia estructura operativa de carácter clandestino,…….” que tenía un Departamento Exterior, organización de carácter terrorista que aceptaba la violencia extrema para combatir a los opositores políticos……,… y que, de manera ilegítima planeó la eliminación física del General Carlos Prats por estimarse peligroso para la permanencia del Gobierno Militar de Chile.

Ha quedado claro en Chile, incluso por resoluciones de la Corte Suprema, que la Dirección de Inteligencia Nacional, fue creada por el Decreto Ley 521 de Junio de 1974, y que no era ninguna asociación ilícita. Igualmente en numerosas declaraciones y testimonios ha quedado claro que el Departamento Exterior no era una organización terrorista y que no tenía carácter operativo.

Tampoco entre estos ” méritos y antecedentes” que expone el Ministro, existe una constancia, un testimonio o una prueba que demuestre que la Dirección de Inteligencia Nacional planeó la eliminación de Carlos Prats. La única referencia que se ha hecho es lo que dicen que habría dicho Michael Townley tratando de inculpar al Gobierno Militar y a la Dirección de Inteligencia Nacional. Declaraciones que no se mencionan en el Auto de Procesamiento; en tanto que las que se mencionan son declaraciones “de oídas” y que se inician a partir de las declaraciones de M. Townley, sin tener ellas algo concreto que justifiquen sus dichos.

En todo el Auto de Procesamiento no aparecen claramente estipulado, quienes serían los integrantes de esta asociación ilícita que operó en Argentina.

Si en Chile hay 5 procesados por esta asociación ilícita, habría que sumar a ella al confeso criminal asesino de los esposos Prats,  M. Townley, y al condenado a cadena perpetua en Argentina, por ser “partícipe necesario” de esos hechos, el ciudadano chileno Enrique Arancibia.

En la declaración de M. Townley, leída en el tribunal argentino, y no existente en los antecedentes que hay en Chile, éste no menciona a Enrique Arancibia como participando en el crimen, ni manifiesta conocerlo en Septiembre de 1974. Igualmente  Enrique Arancibia en todas sus declaraciones manifiesta no conocer a Townley en Septiembre de l974 y no estar en Argentina en esa fecha.

Luego, entre M. Townley y Enrique Arancibia no puede haber existido una asociación ilícita, ya que no se conocían.  Toda la documentación incautada a Enrique Arancibia cuando fue detenido en Buenos Aires, muchos años después del atentado, y que el Ministro A. Solís la menciona como ” mérito de los antecedentes”, está fechada después de Septiembre de 1974. Y en toda esa documentación nada hay que se relacione con la muerte de los esposos Prats, y menos con alguno de los procesados por el Ministro Solís.

Consta en el expediente que ahora tiene el Ministro Solís, que hay 7 declaraciones de M. Townley en que deja establecido que él inició una colaboración, como técnico electrónico, con la Dirección de Inteligencia Nacional , e hizo sus primeros contactos en Noviembre o Diciembre del año 1974. O sea 2 o 3 meses después de que él ejecutara el atentado criminal.

Luego los 5 procesados hoy en Chile, en Septiembre del año 1974 no conocían a M. Townley. Mal entonces pueden haber pertenecido a una asociación ilícita con el confeso autor del atentado.

Menos que todos los procesados , pudo haber pertenecido a la supuesta asociación ilícita, Jorge Iturriaga Neumann, que es el único civil procesado, nunca fue Oficial de Ejército, y jamás fue ni agente, ni siquiera informante de la Dirección de Inteligencia Nacional.

El Ministro Solís, en el Auto de Procesamiento, numeral 2º punto III),  también establece que ” los miembros de esta asociación ilícita,… vigilaron su domicilio,… controlaron las salidas y llegadas de su trabajo, …le impidieron abandonar el territorio argentino,…el 30.Sep.1974 colocaron un artefacto explosivo en el piso del automóvil,…lo hicieron estallar,. y luego regresaron al país…”.

En ninguna parte de la “Prueba Colectada” en Argentina por la jueza Servini de Cubría, en ninguna parte de los antecedentes reunidos por el Ministro Jorge Rodríguez, designado por la justicia chilena para investigar los antecedentes del pedido de extradición, en ninguna parte de lo mencionado por el Ministro Solís en el Auto de Procesamiento, hay constancia alguna, de que Manuel Contreras, Pedro Espinoza, José Zara, Jorge Iturriaga o Eduardo Iturriaga, hayan  ” – vigilado su domicilio, – controlado las salidas y llegadas de su trabajo, – le impidieran abandonar el territorio argentino, – colocaran un artefacto explosivo en el piso del automóvil, – lo hicieran estallar y – luego regresaran al país.”

Más aún, el Ministro Solís en el Auto de Procesamiento (numeral 2º punto III), deja constancia del informe entregado por la Policía de Investigaciones de Chile, con las salidas y entradas, del y al territorio chileno, de algunos de los procesados. En ese informe no hay ninguna constancia de que alguno de los procesados haya hecho “abandono del territorio argentino…después de hacer estallar la bomba…colocada en el piso del automóvil del matrimonio Prats”. Y lo anterior ni siquiera bajo los nombres supuestos que se menciona que podrían haber utilizado.

El único que registra salida del territorio argentino después del atentado es M. Townley.

El Ministro Solís, desde los numerales 3º) al 8º), del Auto de Procesamiento, resuelve que  de acuerdo con los antecedentes, ya expuestos y detallados, existen “presunciones fundadas” que:

Manuel Contreras y Pedro Espinoza son responsables en calidad de autores, como jefes en el delito de asociación ilícita en concurso real con el doble delito de homicidio calificado, y

Eduardo Iturriaga, José Zara y Jorge Iturriaga son responsables en calidad de autores, como miembros del delito de asociación ilícita en concurso real con el doble homicidio calificado.

Como se ha demostrado en los puntos anteriores, del examen y análisis de los antecedentes existentes en el expediente, no pueden inferirse presunciones múltiples, graves, precisas, directas y concordantes que conduzcan  a  procesar como inculpados a los 5 ciudadanos chilenos mencionados, ni como jefes ni como miembros de una supuesta asociación ilícita; y menos como autores del doble delito de homicidio calificado, hecho este que es de exclusiva responsabilidad de M. Townley, quien en Septiembre de 1974, no conocía a ninguno de los inculpados, según él mismo lo establece en 7 declaraciones existentes en el expediente.

Al final, el Auto de Procesamiento dictado por el Ministro Solís, establece que:

A los procesados Contreras Sepúlveda, Raúl Iturriaga y Espinoza Bravo, no se les concederá su excarcelación , por resultar su libertad previsional peligrosa para la seguridad de la sociedad, y

A los procesados Jorge Iturriaga y José Zara, tampoco procede otorgarles su excarcelación bajo fianza, por existir diligencias pendientes que hacen imprescindible su prisión preventiva.

Los 5 procesados ya estuvieron detenidos por este mismo caso ( Caso Prats ), y obtuvieron su libertad bajo fianza, a fines del año 2001, fianza que aún no se devuelve, a pesar de haber insistido en su devolución.  La justicia chilena, si los dejó en libertad en este caso, es por que estimaba que no eran un peligro para la  seguridad de la sociedad . Esto en especial, en relación a los procesados Manuel Contreras, Eduardo Iturriaga y Pedro Espinoza.

El ser peligro para la seguridad de la sociedad, según la legislación chilena, es un peligro actual, que supone que el procesado no puede salir en libertad porque de inmediato sale a delinquir nuevamente. Nada más lejano de la realidad y del más mínimo de los razonamientos en relación a los tres procesados mencionados.

En cuanto a lo que establece el Ministro Solís, que a los 5 procesados no se les concederá la excarcelación, solo se puede decir que en Chile no existe ningún delito inexcarcelable. La libertad provisional es un derecho establecido en la Constitución de la República Chile.

Los procesados en este caso se han declarado inocentes de los delitos que se le imputan. Y esto ha sido así, no solo por que no existen los méritos , los antecedentes y las presunciones fundadas para procesarlos. Sino porque efectiva y honestamente son inocentes.

Cuando se aprobó en Chile la Ley de Amnistía, se dejo expresa constancia que solo quedaba excluida de ella, lo que se denominó el Caso Pasaportes y que terminó siendo denominado el Caso Letelier.  Luego, en Chile , el Caso Prats cae dentro del período contemplado por esta Ley de la República que fue dictada para beneficiar a todos los sectores, y  hacer un valioso aporte a la reconciliación nacional.

La legislación chilena establece, que el tipo de delito que se supone a los inculpados prescribe a los 15 años de ocurridos los hechos, y que esta prescripción se suspende cuando la acción legal se dirige hacia los posibles inculpados.  Los hechos ocurrieron en el año 1974, hace más de 29 años. La acción legal se ha dirigido recién contra los supuestos inculpados en Febrero del año 2003.

En Chile, los hechos que han motivado el Auto de Procesamiento del Ministro Solís, están prescritos desde Septiembre del año1989, hace más de 13 años.

¡ EL AUTO DE PROCESAMIENTO RESUELTO POR EL MINISTRO ALEJANDRO SOLÍS EN CONTRA DE MANUEL CONTRERAS SEPÚLVEDA, PEDRO ESPINOZA BRAVO, JOSE ZARA HOLGER, JORGE ITURRIAGA NEUMANN Y EDUARDO ITURRIAGA NEUMANN, ES ILEGAL E INCONSTITUCIONAL !

Otros Antecedentes

1.- Declaraciones de los Directores de Seguridad de la CIA, Robert Gambino, de Operaciones de la CIA, Marvin Smith y de Personal de la CIA, F.W. Janney, enviadas a Chile por el Secretario de Estado Cyrus Vance en 1978 para el Proceso de Extradición del Caso Letelier, en las cuales se demuestra plenamente que Michael Townley era Agente de la CIA desde el 25 de Noviembre de 1970.

a.- Declaración del Director de Seguridad de la CIA en 1978,(Caso Letelier) Robert Gambino, en el cual dice que Townley ingresó a la CIA el 25.Nov.70, a traves de la Oficina de la Agencia en Miami y fue enviado a Chile en calidad de infiltrado. Luego se comprueba que en 1974, sin haber contactado a la DINA en Setiembre de 1974, asesinó al General Prats y su esposa, siendo exclusivamente Agente de la CIA.

b.- Declaración del Director de Operaciones de la CIA en 1978,(Caso Letelier) Marvin Smith, en el cual dice que Townley ingresó a la CIA el 25.Nov.70, confirmando lo declarado por Robert Gambino y fue enviado a Chile en calidad de infiltrado. Luego se comprueba que en 1974, sin haber contactado a la DINA en Setiembre de 1974, asesinó al General Prats y su esposa, siendo exclusivamente Agente de la CIA.

c.- Declaración del Director de Personal de la CIA en 1978,(Caso Letelier) F:W. Janney, en el cual dice que Townley no se registra en  los documentos de la  CIA. Pero, el mismo aclara que mantiene todos los nombres de los que piden empleo o son Agentes de la CIA. Luego, faltó a la verdad en su declaración, contradiciendo a los otros dos Directores de la CIA, por cuanto tendría que haber tenido en sus registros a Townley desde el 25 de Noviembre de 1970.

Sin embargo en 1981 y ya en retiro, Janney  iba a declarar a favor de los cubanos en el caso Letelier que se llevaba a cabo en los Estados Unidos y fue muerto una semana antes “de un ataque al corazón”. Luego se comprueba que en 1974, sin haber contactado a la DINA en Setiembre de 1974, asesinó al General Prats y su esposa, siendo exclusivamente Agente de la CIA.

2.- De acuerdo a lo anterior y existiendo 7 Declaraciones de Michael Townley, las últimas en 1992 y 1993, en las cuales declara que su primer contacto con el Jefe de Telecomunicaciones de la DINA fue a fines de Noviembre o principios de Diciembre de 1974, se deduce con absoluta realidad y certeza que Michael Townley era y cumplía misiones de Agente de la CIA en el momento del asesinato del Sr. General Carlos Prats y su esposa el 30 de Setiembre de 1974.

El Ministro Alejandro Solís, al igual que la Segunda Sala de la Corte Suprema, no consideraron en absoluto lo estipulado en el excelente Fallo del Ministro Sr. Jorge Rodríguez en lo que a las siete Declaraciones de Townley se refiere. Si lo hubiesen tomado en cuenta como era lo lógico, no habrían podido disponer que se efectuara un Proceso en Chile, por cuanto quedaba descartada de inmediato la participación de chilenos en este caso Prats, del cual solamente es responsable la CIA norteamericana.

3.- Declaraciones de personas que demuestran que Townley jamás fue Agente de la DINA y si era Agente de la CIA:

a.- Declaración de Rafael Otero Echeverría, en la que declara que le consta que Townley era Agente de la CIA.

b.- Declaración de Humberto Zeledón Alcalde, en la que declara que le consta que Townley era Agente de la CIA.

c.- Declaración del General de Brigada Aérea, ex Subsecretario del Interior y ex Ministro del Interior, Enrique Montero Marx, en la que declara haber interrogado a Townley y que este le había dicho que no era Agente de la DINA, sino que solamente Informante.

d.- Declaración del General Héctor Orozco Sepúlveda, en la que declara haber interrogado a Townley y que este le había dicho que no era Agente de DINA, sino que solamente Informante.

e.- Declaración del Coronel Jerónimo Pantoja Henríquez, ex Subdirector de la DINA y ex Subdirector de CNI, en la que declara que Townley no era Oficial, ni Agente de la DINA, sino que solamente Informante.

f.- Declaración de Eugenio Berríos Sagredo, (Q.E.P.D) ex militante de Patria y Libertad y socio de Townley, en  la que declara que no le consta que Townley   haya sido Agente o Informante  de la DINA.

g.- Declaración del General César Raúl Benavides Escobar, ex Ministro del Interior, en la que declara las presiones que recibió el Gobierno chileno de parte del gobierno norteamericano para que se entregara a Townley.

Lo anterior es absolutamente lógico por cuanto uno de los principios de la CIA es recuperar rápidamente a aquellos Agentes que caen detenidos en cualquier país del mundo.

Recordemos que la DINA tuvo la experiencia concreta y real al respecto cuando en 1976, la CIA le solicitó canjear a 8 Agentes de la CIA  que se encontraban presos en la Unión Soviética, por el ex Senador marxista chileno Carlos Montes. El canje se efectuó en la frontera de Berlín Oriental con Berlín Occidental.

h.- Publicación de la Revista Punto Final del 11 de Setiembre de 1973 en la cual se establece que Townley era Agente de la CIA.

4.- Documento que prueba la bigamia de Mariana Inés Callejas Honores y que se encuentra en el Proceso Letelier.

a.- Documento del Jefe del Registro Civil de Chile en el cual se establece la bigamia de Mariana Callejas. Con este documento se demuestra que esta persona no es la mujer legítima de Michael Townley, por lo tanto no está protegida por al Pacto de Excepción hecho por el Gobierno de Estados Unidos en Abril de 1978 . De acuerdo a esto, Mariana Callejas puede ser juzgada en Chile como coautor del crimen del General Carlos Prats y su esposa.

5.- Declaraciones falsas guiadas a confundir y engañar a la Justicia chilena por parte del Inspector Rafael Castillo. (Actualmente Comisario).

Parte N° 161 del Subcomisario de Investigaciones  Rafael Castillo, en el cual expresa de oídas lo que Townley presuntamente le habría declarado en los Estados Unidos. En este parte falsea los siguientes hechos:

– Que a mediados de 1974 en reunión del General Pinochet con Jefes de la DINA, manifestó que “el General Carlos Prats era un hombre muy peligroso para Chile.”

Comentario: En esa fecha Townley no tenía contacto con nadie de la DINA según sus propias declaraciones. El único contacto que tenía en el Edificio Diego Portales era el Agente de la CIA Federico Willoughby, quien presumiblemente pudiere haber inventado toda esa farsa.

Willoughby había ingresado a la CIA reclutado por el padre de Townley, don Vernon Townley, quien llegó a Chile como Jefe de la Estación Chile de la CIA en 1957 y al mismo tiempo como Gerente General de la Ford Motor de Casablanca.

Al poco tiempo reclutó a Federico Willoughby como Agente de la CIA y al mismo tiempo como Gerente de Relaciones Públicas de la Ford Motor. A partir de ese momento, Michael Townley se relacionó en forma permanente con Willoughby. Este último le otorgó una Credencial de Entrada al Edificio Diego Portales, con lo cual Townley se paseaba por todas las Oficinas que estimaba conveniente bajo el nombre de Juan Andrés Wilson Silva.

En una de esas correrías sustrajo un documento firmado por el Subsecretario del Interior Enrique Montero y en su casa modificó el documento transformándolo en una autorización del Gobierno chileno para que él actuara en su representación.

Todos los documentos que cita Despierta Chile en “Otros Antecedentes”,
se encuentran en el Proceso Letelier.

Anuncios

Read Full Post »